Follow by Email

31 ago. 2011

Diga treinta y tres

Pues será la frase más tópica de un médico, pero en los años que llevo pululando en el hospital aún no se la he oído a nadie. Supongo que ya está tan desgastada que nos suena a chiste decirle eso a un paciente; en su lugar, usamos otras palabras como “carretera”, que tienen una sonoridad parecida.

¿Qué pretende un médico cuando pide a un paciente que repita estas palabras?

Lo que nos interesa es aprovechar las erres de estas palabras para valorar la transmisión de las vibraciones vocales a través de la pared torácica. Clásicamente esto se hace colocando las manos a ambos lados de la parrilla costal para notar la vibración y comparar si hay alguna zona donde difiera de lo normal, pero como más de uno habrá comprobado, pocos médicos se esmeran tanto en la auscultación pulmonar hoy en día.

Si las vibraciones están aumentadas lo interpretamos conforme existe líquido, ya sea plasma, pus o sangre, dentro de los alvéolos pulmonares. Esto es así puesto que el sonido se transmite mejor por un medio líquido que por el aire.

En cambio, si las vibraciones están atenuadas tenemos otras opciones: que los bronquios estén obstruidos o que el tejido pulmonar esté perdiendo su estructura normal (en estos casos, lo que sucede es que hay menor transmisión porque llega menos aire a los alvéolos) o que haya líquido o aire entre el pulmón y la pared torácica, por lo que se amortigua la transmisión.

Por si hay algún interesado, aquí os dejo un link con sonidos pulmonares normales y patológicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario